"Ética, sobre la moral y las obligaciones;
estética, de la belleza y el arte;
y otras cosas..."


lunes, 28 de diciembre de 2009

UN RELATO CORTO, E INOCENTE





Me ha llegado de mi amiga Carmen Tesón un relato propio de estos días, muy bonito y sencillo, y que quiero compartir:
.
Entre los pastores que acudieron a adorar al Niño había uno tan pobre que no tenía nada que ofrecer y se avergonzaba mucho. Llegados a la gruta, todos rivalizaban para ofrecer sus regalos. María no sabía cómo recibirlos todos, al tener en brazos al Niño. Entonces, viendo al pastorcillo con las manos libres, le confió a Jesús. Tener las manos vacías fue su fortuna.

.
Publicar un comentario