"Ética, sobre la moral y las obligaciones;
estética, de la belleza y el arte;
y otras cosas..."


jueves, 2 de abril de 2015

EL SILENCIO DEL PENITENTE



Foto de Pepe Florido
Jueves Santo 2013















El Jueves Santo en Utrera no tendría el mismo sentido y significado sin el silencio de Nuestro Padre Jesús Redentor Cautivo y de Nuestra Señora de las Lágrimas, de nuestra Cofradía, por contraste y coexistencia respetuosa con otras formas de sentir la Semana Grande. Porque más que un voto (sólo existen tres, y son la castidad, la pobreza y la obediencia), nuestro silencio es promesa de respeto en un lugar y en una comunidad de oración.

Respeto y prudencia, oración y penitencia, en silencio. Así como la luz muestra el camino y la oscuridad muestra las estrellas,  ante un universo de colores y sonidos, la oscuridad de la túnica negra y el silencioso recogimiento, nos muestran el camino, el que debemos seguir guiado por su estrella, sintiendo de forma mínima lo que sufrió Nuestro Señor, el que nos guía en nuestro caminar, en nuestro peregrinar.

No sé si el silencio del penitente contiene en sí mismo algún tipo de sonido, puede que sí. Cierto es que este sonido se siente en la calle, en unas más que en otras. Pero quien debe sentirlo de verdad es el propio penitente en todo momento, hacerlo suyo, llevarlo en toda su dimensión durante su estación, para que se traslade y se proyecte en su vida, su familia y su entorno, imprimiendo valores y principios de buen cristiano. “Sólo somos  dueños de nuestros silencios; la palabra dada ya no nos pertenece”, pues se convierte en compromiso.

¡Buen camino! ¡Buena estación de penitencia!


Nota: Colaboración Boletín Nº 35 Año XXII Enero 2015. 


           Hermandad de  El Silencio, Utrera (Sevilla).
           www.redentorcautivo.com






Publicar un comentario